El avance el IoT es imparable. Puede que no crezca a la velocidad esperada, pero dentro del paradigma de la transformación digital, es un actor indispensable.  Es por ello que, sea para mejorar la UX, aumentar la eficiencia de los procesos de negocio o crear nuevos servicios basados en la recolección de datos, el IoT está ya en la red de tu organización o lo estará pronto.

Es interesante ver en qué sectores de la industria es más útil el IoT a día de hoy:

Educación: El IoT permite a los profesores y educadores implementar nuevos servicios en el aula, como pantallas inteligentes, políticas BYOD, sensores para experimentos o cámaras de vídeo. Este caso de uso es extensible desde institutos hasta universidades.

Medicina e instituciones médicas: En este sector en concreto, la aplicación del IoT es muy interesante, porque estamos observando una transformación radical de todo el equipamiento médico en las organizaciones que lo están implementado. Muchos hospitales ya están desarrollando nuevos servicios  y transformando el equipamiento para poder ser mucho más dinámicos, más eficientes y a la vez, poder recoger información contextual de pacientes y dispositivos. Incluso, estos últimos son capaces de comunicarse entre ellos a través de M2M.

Además, la utilización de IoMT permite a los proveedores de atención médica segmentar y monitorizar dispositivos en tiempo real para garantizar que estén seguros y funcionen correctamente, un hecho muy útil para cualquier proveedor de servicios gestionados.

Gobierno: El sector público y gubernamental se puede aprovechar mucho del IoT para impulsar iniciativas de ciudades inteligentes con el objetivo de compartir datos y crear una mayor eficiencia. Por otro lado, gracias a usar sensores para controlar la iluminación, calefacción y refrigeración en la red, los edificios inteligentes optimizan el uso de energía y reducen los costes operativos.

Fabricación: El IoT está transformando la industria (revolución industrial 4.0) convirtiendo las fábricas en nuevas “fábricas inteligentes” que son capaces de controlar inventario, la flota de vehículos, activos y el flujo de producción en tiempo real. Esta información permite a cualquier software optimizar el rendimiento de la factoría sin prácticamente necesidad de personal humano.  Además, los sensores IoT monitorizan las condiciones de las instalaciones para garantizar que las máquinas y herramientas funcionen en las condiciones correctas, lo que aumenta la eficiencia y elimina el mal funcionamiento (pasando de un modelo de reparación reactivo a uno predictivo gracias a la telemetría de los sensores).

Ahora que nos hacemos a la idea de las aplicaciones, es evidente pensar la cantidad ingente de nuevos dispositivos que deberán conectarse (o están conectados) a la red para poder gestionar tal cantidad de funcionalidades. Es por ello que se hace indispensable contar con un servicio de control de acceso a la red como ExtremeControl de Extreme Networks.

¿Dónde puede ayudar ExtremeControl en el caso de uso del IoT?

Descubrimiento: Es crítico conocer el dispositivo que se integra a la red para garantiza una correcta aplicación de políticas. Gracias a la huella inequívoca que crea ExtremeControl para cada dispositivo, este punto queda resuelto de forma elegante aprovechando atributos únicos de cada dispositivo o usuario nuevo que se conecta a la red.

Control cuando está conectado: Una vez el usuario/dispositivo está en funcionamiento en la red y tiene las políticas aplicadas, la red le asigna un rol para habilitar el alcance de la red del dispositivo. ExtremeControl permite una gestión granular de roles para poder segmentar al máximo cualquier grupo de usuarios y dispositivos para asegurar la máxima disponibilidad de la red sin complicaciones.

Contención: No todos los dispositivos pueden ser gestionados del mismo modo. De ahí que la segmentación de dispositivos garantiza que se priorice el tráfico y que la red pueda adaptarse a los roles de cada dispositivo. Por ello, las políticas del NAC de Extreme Networks, VLAN y SSID, los dispositivos pueden estar contenidos en un mismo segmento de red, pero pueden disponer de diferentes roles para ser tratados de forma independiente.

Para el caso específico del IoT, Extreme Defender para IoT permite la segmentación, crea zonas seguras, incorpora dispositivos automáticamente,  gestiona el inventario y los perfiles de dispositivos de manera totalmente centralizada. Esto garantiza que todos los dispositivos que se unen a la red lo hagan de forma segura de extremo a extremo.

Monitorización: Con los dispositivos descubiertos, incorporados y contenidos, tener la capacidad de monitorear e identificar problemas cuando ocurren es crítico. Extreme Management Center, junto con la herramienta de NAC, ofrece mapas de cobertura en tiempo real que permiten a los departamentos de TI localizar y reparar el sensor correcto de forma remota, ahorrando costes de operaciones.

Conectar un dispositivo e identificar inmediatamente el rol y la ruta de datos hace que administrar IoT en la ed sea más fácil que nunca. Simplemente es necesario conectar el dispositivo IoT y ExtremeControl lo configurará y lo monitorizará en todo momento, así que la red hará el resto. En resumen, la solución ExtremeControl de Extreme Networks, descubrirá, incorporará, asegurará, supervisará y optimizará los dispositivos IoT mientas las redes se adaptan a las demandas únicas de las empresas en cualquier industria y evolucionan hacia una red totalmente optimizada.

En Velorcios apostamos por ExtremeControl en gran parte de nuestro proyectos ya que somos conscientes de que los cambios de red son algo muy importante en el proceso de Transformación Digital.

eBook Velorcios-lidiar con los datos