Almacenar y ordenar todo tipo de información en servidores ubicados en internet está transformando el modelo de gestión empresarial de la información. La computación de la nube, o cloud computing, es informática basada en internet. Hasta no hace mucho, se trabajaba ejecutando aplicaciones y programas desde software descargado en un ordenador físico. El cloud computing permite acceder a estas mismas aplicaciones a través de la red, estando la información y datos recopilados almacenados y procesados por servicios remoto. Al alojar software, plataformas e información de forma remota, los servidores en la nube liberan memoria y potencia informática de nuestros ordenadores.

Hay quienes piensan que el cloud computing todavía está pensado sólo para grandes empresas, multinacionales y tecnológicas con un enorme volumen de datos y un respaldo de capacidad financiera importante. Pero ni mucho menos. En los últimos años la nube se ha destacado especialmente útil para pymes y autónomos. Éstas son algunas de las ventajas de trabajar en este entorno.

 

Reducción de costes, ahorro y eficiencia

Adquirir una infraestructura tecnológica propia es muy más costoso y no todos los negocios pueden permitírselo. Invertir en la compra de equipos es cosa del pasado. Al usar la infraestructura de la nube, apenas tenemos que invertir en comprar y mantener equipos. De esta forma, nos podemos centrar exclusivamente en nuestra actividad sin necesidad de tener que dedicar tiempo y recursos a mantenimiento tecnológico.  El Cloud Computing fomenta el pago por uso, es decir, que la empresa solo contrata aquellos servicios que requiere en cada periodo de tiempo.

 

Movilidad: Acceso desde cualquier dispositivo y lugar

La información de la empresa deja de estar sólo en la oficina y da paso a la movilidad. Desde cualquier dispositivo. En cualquier lugar. Los recursos en la nube se pueden almacenar, recuperar o procesar fácilmente con solo un par de clics. Sólo se precisa una conexión a internet. Esto repercute en una mayor flexibilidad y movilidad laboral. Estés donde estés tienes acceso a toda la información de la empresa. 

Además, los documentos están alojados en la nube, no en equipos individuales, por lo que distintos usuarios pueden compartirlos o trabajar sobre ellos sin necesidad de estar físicamente juntos. 

 

Capacidad de almacenamiento ilimitada

Hasta la llegada del Cloud Computing, las empresas se veían obligadas a dedicar tiempo y recursos para la reparación de equipos que sufrían problemas de funcionamiento. Pero ahora, aún manejando grandes cantidades de datos, la nube ofrece un almacenamiento prácticamente ilimitado.

 

Tecnología actualizada

Con la nube, el cliente se asegura una tecnología siempre actualizada y optimizada. Lo que antes habría supuesto un alto coste es ahora habitual. Además las actualizaciones, se hacen automáticamente y simplemente estarán disponibles la próxima vez que el usuario inicie su sesión en la nube.

 

Mayor seguridad

Los datos que utilizamos dejan de estar en peligro en el caso de que se produzca un fallo en un ordenador. Toda la información permanece en la nube debido a que se realizan copias de seguridad periódicas y automáticas. Además, en el entorno cloud computing el usuario se despreocupa de las copias de seguridad porque la nube también las realiza automáticamente y con un cifrado seguro, a prueba de cualquier ataque de hackers.

 

En definitiva, razones de peso como la reducción de costes, la colaboración entre usuarios y el aumento de la flexibilidad hacen de los servicios cloud computing un recurso fundamental para el éxito y sostenibilidad de cualquier tipo de empresa.